Empties (Enero - Abril 2017)

Llegó de nuevo el momento de los productos acabados en los últimos cuatro meses, y mis opiniones y mini reviews sobre ellos.


Lo primero de todo, los cuatro productos que conseguí acabar, o que retiré (en el caso de pintalabios), durante el project pan “Finish7 by Spring”. Ya dije que la crema para pies foot&heel relief cream de Kiko hizo efecto, pero que si volvía a comprarme una loción con el mismo propósito buscaría en una marca más especializada. Respecto a la Minucell de e'lixefir, considero que el tamaño del producto (una muestra que recibí de Birchbox) es un poco pequeño como para observar los efectos prometidos, además de que no creo en este tipo de cremas.
La sombra de Estée Lauder (18 Silver Ice) fue una de mis preferidas, muy metalizada y duradera, pero ya descatalogada, desafortunadamente. Para terminar, la barra de labios 17 Dark Elegance de Beyu, a la que quise dar una última oportunidad pero no puede porque alguno de sus componentes debió de estropearse ya que olía mal y me provocó picor en los labios. Si queréis ver cómo me fue con el resto de productos del project pan no dudéis en pasaros por el post final.


Otro pintalabios que retiro por su olor, desagradable como a plástico es el Silk Finish de WetnWild. Es verdad que cuando lo compré olía así también, entonces no sé si es el olor de esta gama en concreto o que ya estaba malo... De todas maneras este color (E529B Copper Dust) está descatalogado, han cambiado el packaging, y quién sabe si la fórmula también. De todas maneras, ahora mismo no me siento atraída por este tipo de labiales.


Una de mis bases de maquillaje favoritas para invierno es la Nude Magique Cushion Dewy Glow de L'Oréal en el tono más claro, 01 Porcelain. Tiene un subtono neutral, por lo que no me deja el rostro ni muy amarillo ni muy rosado, además es mi tono perfecto y se funde a la perfección con el color del resto de mi cuerpo. Su acabado es muy natural y luminoso, con una cobertura media que deja la piel fina y oculta las imperfecciones. Aguanta muy bien el paso de las horas, y si la sellas con unos polvos mate poco a poco va dejando pasar esa luminosidad sin que parezca un exceso de grasa.


En este post traigo esmaltes de uñas, que ya era hora de hacer una pequeña limpieza. El primero es el 598 Vip Blue de la colección Lacque Deluxe de Astor. Tengo este color muchos años, de hecho, lo acabo de buscar en la web y ni aparece. Lo solía utilizar en invierno, sobre todo en los días cercanos a nochevieja, y lo cubría con un top coat de purpurina para que quedara festivo. Tendré que hacerme con otro azul marino, porque me gustaba mucho.


Bueno, MakeUp Revolution debería de mejorar la fórmula de sus pintauñas. Estos dos los retiro porque duran apenas un día, ni eso, el beige (35 Change My Life) a las pocas horas ya estaba cayéndose a pedacitos, y en el caso del azul (37 Midnight Connection) necesitaba unas cuatro capas para que el color quedara uniforme y opaco, y si a esto le añades que no seca bien entre capa y capa, pues un desastre. Añado que intenté pintarme las uñas en dos días para dejar tiempo suficiente de secado, pero ni así funcionó (en la imagen se pueden ver las marcas que se hacen en el esmalte cuando no se seca del todo).


Pasamos a los ojos. Como veis por el packaging, en el que ya no se puede leer ni qué es, ya era hora de tirar el Brow Artist Plumber (Medium/Dark) de L'Oréal. Este producto me ha gustado mucho y cuando acabe los que estoy usando ahora es posible que lo vuelva a comprar. Tinta lo suficiente las cejas como para que no tengas que maquillarlas antes si vas con prisa o si no te gusta dibujarlas mucho, y las deja fijas en su sitio sin problema.
El delineador negro gordo de Eyeko lo recibí en una Birchbox, a mi nunca se me ocurriría comprarme un delineador estilo rotulador permanente, pero una vez le coges el truco es muy cómodo y rápido de utilizar porque con apenas dos o tres trazos puedes conseguir una línea cat eye. Eso sí, en la zona más cercana al lagrimal hay que llevar algo de cuidado para que salga un delineado fino.
Y dos máscaras de pestañas tamaño mini que también llevan mucho tiempo abiertas (me aferro demasiado a las cosas). Sin duda mi favorita es la Better Than Sex de Too Faced, me encanta el volumen que le da a mis escasas y rectas pestañas. La They're Real! de Benefit también es una de mis favoritas, pero después de probar las máscaras volumizantes, las que alargan me da la sensación de que no me dejan como quiero las pestañas. Así que un combo ideal es usar la de Benefit como primer para alargar y luego la de Too Faced para dar más volumen.


Me han gustado mucho estos dos sprays fijadores de maquillaje, tanto el Pro-Base Fixing Mist de MUA como el Pro Fix de MUR. Pero siempre repito con el de MakeUp Revolution, ya sea con este o con el oil control, creo que mantiene bien el maquillaje, quita los acabados polvorientos, y el spray es adecuadamente fino. Además, la relación cantidad-precio hace que me decida también por el de la segunda marca.


Exfoliante labial Popcorn de Lush. Un capricho, porque es caro para ser lo que es. Tampoco hace milagros, y lo puedes fabricar tu mismo. De hecho, si queréis ver el que estoy usando ahora, es el que explico cómo hacer en este post. El bálsamo labial Born Lippy de The Body Shop tenía un olor genial a Raspberry pero no me hidrataba los labios todo lo que necesitaba, aunque lo prefiero a las mantecas labiales de la misma marca, que ya hablé de una de ellas en otro empties y no me gustó nada. Creo que queda claro que no voy a repetir con ninguno de estos dos productos.


Mi básico, el So Cool Eye Stick de la colección Panda's Dream de Tony Moly. Sinceramente, yo y mis ojeras hemos visto la luz con este stick. No hace milagros, pero ayuda mucho refrescando e hidratando las ojeras.
Esta fue la primera crema de contorno de ojos que compré, la de Matarrania, que está hecha 100% de productos orgánicos y es una mezcla de aceites. Al principio le tuve un poco de miedo al ser aceite, incluso llegué a pensar que después de usarla una crema de contorno normal no me haría efecto porque no sería tan hidratante como esa (cosa que ya he comprobado que no es cierta). Me gustó mucho, y me rehidrató por completo la piel seca de las ojeras. Ahora he encontrado algunas opciones más económicas que me funcionan igual de bien, pero no la tacho de la lista.


Otro básico para mi es la crema hidratante facial oxigenante de Naobay. Es una crema de día que hidrata super bien mi rostro y lo deja terso, listo para aplicar el maquillaje. La crema Triple P de colágeno para pieles jóvenes de Armonia también es una hidratante facial que me ha gustado. Es muy ligera, y puede que por eso usara más cantidad y me diera la sensación de que la acabé más rápido. Además de que los botes así no son muy higiénicos si coges el producto con los dedos.


Mascarilla para pieles de secas a normales de Mary Kay, de la línea Botanical Effects. Es un exfoliante muy suave y delicado que uso un par de veces a la semana para mantener limpio mi rostro, pero tengo claro que cuando se me acabe el que me queda no voy a comprar más, ya que no creo que haga demasiado efecto.


Más mascarillas, esta vez de un sólo uso, o sheet masks. Sigo probando las de la línea I'm Real de Tony Moly. Y aquí están la de arroz, la de aguacate y la de tomate, que prometen darle luminosidad y un toque de vida a la piel cansada, así como suavizar los relieves de las imperfecciones. Yo sigo diciendo lo mismo respecto a este tipo de mascarillas, me gustan, las uso de vez en cuando o antes de ocasiones especiales ya que considero que su efecto es escaso y poco duradero.
Sí que no voy a repetir con la mascarilla hidratante para manos de Beauty Formulas, que aunque me guste esa marca, no noté nada en mis manos tras usar el producto. De hecho, noté un frescor que, personalmente, me parecía desagradable, y un adormecimiento de la piel.


Las de Garnier me gustaron, puede que más que las de Tony Moly, porque noté que me dejaban la piel más suave e hidratada, aunque los primeros minutos tras su aplicación me escoció un poco el rostro. Las dos que he probado son la hidratante y calmante para pieles secas y sensibles (rosa) y la hidratante revitalizante para pieles sensibles (azul).
Probé una nueva marca, que me recomendó una amiga, 7th Heaven, que me está gustando mucho. No son sheet masks, sino mascarillas que te aplicas sobre el rostro masajeando, y si no usas una cantidad excesiva te puede durar cada sobre para unas dos o tres aplicaciones. Strawberry Souffle es una hidratante para pieles secas que huele genial, y aunque tuve el mismo problema que con las de Garnier, que tras la aplicación me escoció un poco la piel, me rehidrató todas las zonas secas y me dejó la piel suave. La Iced Crystal Masque es una exfoliante que refresca y también me dejó la piel del rostro limpia y suave.


Como ya he dicho un par de veces, tengo la piel seca y me gusta echarme crema antes de ir a dormir, sobre todo cuando tienen un olor delicioso como la Cocoa Butter Body Conditioning Cream de Beauty Formulas. La compré por su precio bajo para probarla. La consistencia y el olor son muy agradables y tras una semana de uso se nota su efecto hidratante, es decir, que a las pocas horas mi piel no estaba otra vez seca como me pasa con otras. Se me gastó en seguida ya que sólo tiene 100mL pero la relación cantidad-precio supongo que es coherente.
I love... Strawberries & Cream sin embargo me pareció más cara, comparando con el precio de otras hidratantes corporales del estilo. El olor era muy agradable a fresa, pero la hidratación que aportaba no creo que fuera suficiente como para repetir.


Tengo pegas para estos dos exfoliantes corporales. El de I love... Coconut & Cream me pareció demasiado suave y con muy pocas partículas de exfoliación. Al contrario pasa con el de granada y semilla de uva de Flor de Mayo, que tenía muchas partículas exfoliantes pero el gel era demasiado gelatinoso y no se podía manejar bien, perdiendo así producto. No repetiré con ninguno.


No podrían faltar mis dos desmaquillantes predilectos de Garnier. Acabé con dos de los desmaquillantes de ojos 2 en 1, que uso para eso, para ojos y labiales fijos, y con uno del agua micelar para todo tipo de pieles, que uso en el resto del rostro.



Por último, mencionar cremas hidratantes para manos. La Naobay de naranja me gustó mucho, tanto que ahora estoy usando otra. Sin embargo, he gastado dos de las Sanex AtopiDerm especiales para pieles atópicas. Al principio me pareció una crema muy fluida que no iba a hidratarme bien la piel de las manos, pero con el paso de los días noté una mejoría. Ésta si que pienso seguir usándola en cuanto acabe la de Naobay.



Vic.

Comentarios

Lo más visto...